Frankenstein o El moderno Prometeo (1818). Mary W. Shelley

Frankenstein no es un monstruo. Es un joven brillante, amante de su familia y generoso. Su inteligencia se dispara cuando comienza a estudiar en la gran ciudad. Decide investigar con la vida humana y consigue construir un ser humano. Pero su deformidad le lleva a repudiar su obra, que vagará en la oscuridad primero...

Scroll to top