Trilogía Joe Kurtz (2001, 2002, 2003). Dan Simmons.

Conocido sobre todo por su obra de ciencia ficción, Dan Simmons se atrevió con la novela negra a principios de siglo…y atinadamente. Aunque no es una obra maestra, la trilogía del exdetective Joe Kurt es vibrante, negra negrísima y, sobre todo, muy muy entretenida.

En este caso he decidido no hacer una entrada para cada libro de la trilogía porque, excepto el primero, Fría venganza (2001), que puede leerse de manera independiente, los otros dos – Fría revancha (2002) y Frío como el acero (2003) – necesitan de las otras dos partes para tener todo el sentido. Es cierto que los tres detallan una historia con inicio y final, pero tan relacionada con la trama general que es necesario leer los tres. Y seguramente lo harás del tirón.

Simmons no es Patricia Highsmith, pero… os lo pasaréis bien leyendo esta trilogía llena de tópicos de la novela negra. Para empezar, el protagonista: Joe Kurtz. La trilogía empieza con él asesinando a dos hombres. No es un destripe: lo vais a leer en cuanto empecéis la primera novela. Tras este crimen, irá a prisión durante varios años. Antes de entrar en la prisión de Attica era detective privado: cuando sale… Bueno, cuando sale nos vamos a encontrar a ese protagonista típico de novela negra (duro; mordaz; sarcástico; aparentemente sin sentimientos pero con algo parecido a la decencia en el fondo…) pero elevado a su máximo estereotipo. Kurtz es todo eso y más. Y cuando parece que está a punto de morirse, resulta que no, ¡que puede seguir tras los malos malvadísimos un poco renqueante, pero siempre duro como el pedernal!

En cada una de las tres novelas se enfrentará a unos seres bastante más malvados que lo que él, aparentemente, pueda parecernos, e iremos descubriendo por qué asesinó a los dos hombres al inicio de la trama. Las tres historias están relacionadas de cierta manera, sobre todo por los personajes que pululan por ella. Una de las más llamativas es la hija del Don de la mafia de Buffalo, Angelica Farino, mujer fatal donde las haya, maquiavélica y, sin embargo, ¡qué bien nos cae! También están sus hermanos; su padre; la familia rival, los Gonzaga; y el Danés, un misterioso asesino a sueldo que entra y sale de la trama a demanda del que mejor pague. La parte buena del elenco la lidera Arlene, su secretaria y hacker todoterreno (tan todoterreno que, por momentos, resulta increíble, y de hecho lo es), siempre dispuesta a salvar a Kurtz de los avernos en los que tan fácilmente entra. También son importantes Rachel, la hija de su exsocia asesinada, y Gael, la cuñada de Arlene, una enfermera que le echará bastantes cables.

¿En resumen? Kurtz carece de encanto pero termina cayéndote francamente bien.

Más información sobre el autor en Wikipedia.

Nota: 6/10.

Volver arriba