Hombre lento (2005). J.M. Coetzee

Paul Ryament sufre un accidente de bicicleta que le cuesta una pierna. Coetzee decide mostrarnos a través de él la debilidad del ser humano, pero también su enorme fuerza. Alejado de la devastación que muchas de sus otras novelas nos dejan, en esta, Coetzee se permite un destello de humor, a través de un personaje alejado de los habituales márgenes de desolación que establece el autor. Paul se queda cojo, con un muñón que aborrece, pero no decide enfrentarse a la realidad, sino ignorarla. Rechaza prótesis, todas las opciones de seguir adelante. Sólo aceptará que una enfermera croata, Marijana, le ayude. Y en ella centrará sus ganas de vivir, decidiendo amarla aunque ella esté felizmente casada. Marijana y su familia se irán colando en su vida y descolocándola, sobre todo el hijo mayor, Drago, que incluso vivirá una temporada con Paul. Pero la engorrosa aparición de la escritora Elizabeth Costello obligará al protagonista a enfrentarse a sí mismo. Coetzee no es nunca moralista, sino rotundamente realista. En esta novela sucede de nuevo. En ningún momento muestra a un héroe, sino a un ser humano. No quiere que entendamos por qué actúa como actúa, simplemente, nos muestra sus actos. Como en una pieza de teatro en la que estamos deseando intervenir pero no podemos. Quizá Coetzee nos invita a buscar nuestros propios muñones y aceptarlos.

Biografía del autor: John Maxwell Coetzee nació en Ciudad del Cabo en 1949. Vivió su infancia en esa ciudad y Worcester, se licenció en Matemáticas e Inglés en Ciudad de El Cabo y en los sesenta se fue a Londres a trabajar como programador informático. Parte de estas vivencias están en su novela Juventud. Seguirá estudiando literatura en Texas y después dará clase en la Universidad de Buffalo. Volverá a su país en 1984 a ocupar una cátedra en Literatura inglesa en la Universidad de Ciudad de El Cabo. Ahora es investigador en el Departamento de inglés de la universidad australiana de Adelaida y tiene la nacionalidad de este país. Recibió el Nobel en 2003y fue el primer escritor galardonado en dos ocasiones con el Booker (el premio más prestigioso en lengua inglesa).

Volver arriba