“Patria” (2016). Fernando Aramburu

Es cierto que era una novela necesaria. A los españoles nos gusta más dejar los muertos bajo la alfombra, cerrando heridas con tiritas que nunca cicatrizan en vez de coserlas y soportar el dolor, para encerrarlo para siempre. Hacía falta alguien valiente para afrontar una etapa tan dura de nuestra historia reciente.

Es cierto que no había otra manera de enfrentarse a la lucha armada de ETA y sus efectos en Euskadi que poniéndose en la piel de dos familias, una de cada lado, de cada orilla. Es inteligente haber salpicado de personajes que no terminan de definirse cada una de esas familias, o que se definen hacia el lado contrario tímida o no tímidamente.

Es cierto que la prosa de Aramburu es buena, que se ha adaptado muy bien a la trama y a los personajes. Y, sin embargo, perdónenme ustedes, Patria me ha aburrido.

Quizá porque no he terminado de creerme a ninguna de las dos protagonistas, pese a la inteligencia de hacerlas tan parecidas y tan dispares al mismo tiempo. Quizá es que me parece que no quedan bien explicadas las causas por las que la familia abertzale es abertzale, ni bien definidos los motivos que llevan al hijo más radical a zambullirse en la lucha armada. No puedo explicaros por qué me aburrió, porque en teoría es una novela perfecta.

Nota: 6/10.

Información sobre el autor: Wikipedia.

Volver arriba