Rebeca (1938). Daphne du Maurier

Rebeca es la alargada sombra de la esposa muerta del marido de la apocada protagonista. En su mansión, Manderley, vive agobiada bajo su recuerdo. Acaban de casarse y apenas sabe nada del pasado de su esposo, así que empieza a obsesionarse con que nunca la amará tanto como a Rebeca… Comienza a tener visiones, y Rebeca cada vez está más presente en esa casa… Esto es el argumento. Pero sólo leyendo esta novela puede disfrutarse de la asfixiante atmósfera que creo Du Maurier y que tan fantásticamente bien reprodujo Alfred Hitchcock en la película del mismo nombre. ¿Os acordais?: “Ayer soñé que volvía a Manderley”… Como curiosidad, a esta película se debe el nombre de las chaquetas llamadas rebecas, esas cortitas que la protagonista lucía constantemente. Y otra anécdota, esta sobre la escritora: vivió en una mansión del siglo XVII que ella misma restauró, llamada Menabylly, en la que se inspiró para crear Manderley. Y una más, sobre la protagonista de la película, Joan Fontaine: era la hermana de Olivia de Havilland, y toda su vida tuvieron una fortísima rivalidad…

Biografía de la autora: Daphne du Maurier nació en Londres en 1907, en el seno de una familia de literatos y artistas: su padre era el famoso autor teatral Gerald du Maurier. Daphne estudió en Londres, Meudon y París, y publicó su primera novela en 1931. En 1932 se casa con el teniente coronel Frederick Arthur Montague, que participaría activamente en la II Guerra Mundial. En 1936, Daphne Du Maurier escribe Posada Jamaica, que fue posteriormente llevada al cine, y, en 1938 su celebérrima Rebeca. Esta novela la valió una acusación de plagio, pues se aseguraba que había copiado el argumento de Jane Eyre, una acusación absurda. Madre de tres hijos, enviudó en 1965 después de 33 años de matrimonio. Murió en 1989.
Volver arriba