“Harry Potter y las Reliquias de la Muerte” (2007). J.K. Rowling.

Harry Potter está a punto de llegar a la mayoría de edad, y ese día perderá la protección mágica de la que goza en casa de sus tíos, así que tendrá que refugiarse en La Madriguera de los Wesley. Allí, él, Hermione y Ron reciben lo que Dumbledore les ha dejado en herencia: para él, la primera snitch que capturó y la espada de Godric Gryffindor (aunque el ministro de la Magia se niega a dársela); para Ron, el apagaluces que inventó el anciano mago y, para Hermione, un viejo tomo de cuentos. Ninguno entiende muy bien para qué van a ser útiles esos objetos… ¡pero lo serán, vaya si lo serán!

Tal y como prometió a Dumbledore, Harry está dispuesto a buscar, con Ron y Hermione, los horrocruxes de Voldemort que no han sido destruidos todavía. Los tres amigos sienten el enorme peso de este mandato, pero están dispuestos a llegar hasta el final. Así que se marchan para vivir durante meses escondidos, intentando desentrañar dónde pudo esconder Voldemort los restantes trozos de su alma.

Atando algunos cabos, descubren que un símbolo que lució el padre de Luna, el señor Lovegood, en la boda de Bill y Fleur, aparece en todos los cuentos del libro de Hermione, y deciden ir a preguntarle su significado. Así descubren otra antigua leyenda, la de las Reliquias de la Muerte, que son tres: una capa invisible, la piedra de la resurrección y la varita de saúco, la más poderosa de todas.

Tras muchas peligrosas aventuras, los tres amigos logran recuperar la espada de Gryffindor gracias a un patronus con forma de cierva que los guía hasta ella, y así logran destruir uno de los horrocruxes que han conseguido encontrar, un antiguo guardapelo. Pero para encontrarlo han tenido que ser capturados y llevados como prisioneros a la mansión de los Malfoy, donde son testigos de cómo Draco y sus padres son manipulados cruelmente por Voldemort. Harry siempre ha creído que uno de los horrocruxes está en Hogwarts… y tiene razón.

Su regreso al colegio va a provocar el enfrentamiento definitivo entre el bien y el mal… y se cobrará la vida de Snape, al que asesina Voldemor. Pero antes de morir consigue darle a Harry sus pensamientos… y cuando los ve en el despacho de Dumbledore entiende, al fin, TODO. Y nosotros con él…

¡Me ha dado tanta pena terminar las aventuras de Harry Potter! ¡Me lo he pasado tan bien leyendo todas y cada una de las novelas que llegar al final me ha hecho sentir muy triste!

Información sobre la autora.

1 Comment

  1. […] Desde que comencé a conocer la relación entre Snape y Dumbledore nunca llegué a creerme que Snape fuese fiel a Voldemort, y la terrible escena, que no contaré, con la que termina la aventura de Harry y el director de Hogwarts, no me hizo cambiar de idea, aunque sin entender bien cómo Dumbledore había jugado a su favor con algo tan terrible para él. Aviso que hasta la última novela no se desvelará todo… así que corred a leer la penúltima, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. […]

Comments are closed.

Scroll to top